miércoles, abril 22, 2015

Ser de Derecha, ser de Izquierda

Leyendo a un amigo en Facebook, que siempre separa a la gente entre los de Derecha y los demás (no he llegado a entender cual es su posición), lo primero que pienso es en por qué nos empeñamos en asignar epitetos a la gente. Negro, catire, viejo, socialista, comunista, nazi, apátrida, galáctico, etc. Recuerdo cuando en la universidad comencé a participar en política. Al menos a mediados de los ochenta, para ser un político exitoso, sobre todo entre los demás políticos, habia que usar un "mapire", alpargatas, no bañarse y saberse tooooodas las canciones de Alí Primera. Pues a mi me gustaba bañarme, no usaba alpargatas, tampoco mapire, y sobre las canciones de Alí Primera, pues me gustaban algunas pero no me sabia ninguna de memoria. Recuerdo que cuando nos reuníamos a discutir sobre las acciones y el futuro de la universidad y del país, el chamo del partido comunista siempre comenzaba sus discursos con "saludos solidarios y revolucionarios, camaradas!". Yo realmente no fue que implanté un estilo, pero definitivamente no caí en los "estándares", por lo cual asumo que era algo como un "izquierdista de avanzada", o "Light".
Hoy en día veo como aquellos que andaban en alpargatas y con mapire, tratando de hacer realidad lo que decía Alí en sus canciones (que cuando me puse a escucharlas entendí la visión que tuvo) son Ministros, gobernadores, directores, etc. y, para esos estándares de aquella época, pues nada que ver ni con el estilo, ni con el discurso, ni con las ideas. Ante la situación en que han sumido al país, el mas inocente simplemente ha guardado silencio cómplice mientras cobra su sueldo como nómina de algún ministerio. Entonces me pregunto si esos que se decían comunistas, izquierdistas, antiderechistas; que criticaron lo que se supone era la derecha, verán que en este momento, aquellos gobiernos de derecha fueron mejores, en todos los sentidos, que este gobierno que llevan bajo el epíteto del "socialismo". Será que ven que todo por lo que lucharon no fue mas que un capricho que tuvieron, ya que ahora, a pesar de los recursos y el poder que tienen, mayores que los que imaginaron que podrían alcanzar, no han hecho nada de lo que era tan necesario? 

Aquellos izquierdistas extremos, radicales, ultrosos, terminaron siendo los más insignes representantes de la derecha que tanto criticaron. Entonces, existen realmente esas categorías? O existen pero no son conjuntos mutuamente excluyentes? Y la superposición de la derecha y la izquierda es el socialismo?

Qué visión la de Orwell en su "Rebelión en la Granja". Lo que pareciera ser verdad es que un cochino, siempre será un cochino... 

domingo, abril 19, 2015

Vivir con miedo de estar vivo

Recuerdo aquellos días de mi niñez, en los que andaba solo, con mis amigos, jugando libremente por la calle. Recuerdo aquel 24 de diciembre cuando recibí de regalo mi bicicleta. Salía, solo, y me iba como 3 kms lejos de la casa, corría en mi bicicleta y regresaba. No se si mis padres sufrían pensando en las cosas que me podían pasar, pero a mi entender que me atropellaran era el mayor riesgo. En Trujillo, salia de la casa por lo general acompañado por mis amigos, y nos íbamos a la Virgen de La Paz en paseos de horas. Nunca, en esas soledades, pasamos ni un susto, mas allá de alguna aparición de las que supuestamente sucedían en las cuevas. Obviamente los tiempos cambian, pero esos cambios deben implicar la adaptación de las políticas de manera de al menos mantener el mismo nivel de vida de todos los ciudadanos.

Hoy en día, veo horrorizado como la violencia, el asesinato cobarde, nos llena la vida de episodios. Hasta hace algunos meses, se decía que los centros comerciales eran el único lugar seguro donde estar, pero ya ni eso nos queda. No hay sitio ni hora donde se esté a salvo de la muerte. No hay muerte buena, pero las que a diario están sucediendo en Venezuela, no pueden llamarse menos que cobardes, ruines, detestables.
Y lo peor es que los repartidores de muerte ya no respetan ni a quienes deben velar por evitarla: guardaespaldas, policías y militares son los blancos predilectos en esta lotería macabra en la que todos tenemos tickets. Abusando del ingenio de Saramago, la situación es tan trágica que hasta La Muerte terminará poniéndose en huelga.

En Venezuela nos hemos distraído con los temas políticos que manejan el gobierno y la oposición, pero, honestamente, nuestra situación ya no aguanta mas palabras, insultos, "hashtags", ni mucho menos mas víctimas. Necesitamos, cada uno de nosotros, responsabilizarnos por nuestro futuro. Bueno, primero tenemos que rescatar el futuro, porque pareciera que el mismo es tan largo como la distancia que recorre una bala.

Qué hacer? Enseriarnos. Entender que no necesitamos un gobierno que aumente el cupo viajero; no necesitamos un gobierno que nos permita comprar 4 rollos de papel tualé a la semana; un gobierno que luche contra imperios ni invasiones de fantasía. Necesitamos un gobierno que gobierne, y eso solo lo tendremos con el voto y la participación cívica. Ese gobierno, de derecha, izquierda, centro o lo que sea, debe devolvernos la tranquilidad, debe asegurarnos que la probabilidad de regresar a la casa cada día, vivo, sea la mas alta del mundo! Ese, definitivamente, sería un muy buen comienzo.

Mientras, cada día seguiré escuchando a mi hija decirme cuando venimos en el carro "papá me voy a arropar para que los malandros no me vean, me avisas cuando salgamos de la zona peligrosa", y yo seguiré rogando que no salga mi número, mientras soy testigo silente de los atracos que a diario suceden a mi alrededor, con las armas sangrientas que costaron quien sabe cuántas vidas.

La realidad de la vida es que desde que nacemos comenzamos a morir, pero nadie puede tomarse el derecho de contravenir los designios de la Gracia Divina.

sábado, abril 18, 2015

Es mi pasado una historia de museo?

Obviamente, con el avance del tiempo han surgido infinidad de avances tecnológicos con la intención de mejorar nuestros días. Así, en todas las áreas, incluso donde ni idea tenemos, hay nuevas tecnologías, procesos y hasta actitudes que, de acuerdo al ojo con el que se le mire, representan mejoras. Pero, hasta dónde nos ayudan todos esos avances? Cuando veo a mi hija manejar una computadora tan bien a sus 5 años, en la que ve vídeos, juega, busca información, y recuerdo lo afortunado que fui al tener una computadora a mis 8 años, pero que solo tenia BASIC, pienso en que ella no me va a creer cuando le cuente que yo crecí sin tener la mayoría de las cosas que para ella son normales. Por ello, a continuación hago una lista de las cosas que hoy en día tenemos, y comento como hacíamos en aquellos tiempos cuando ni en las películas mas futuristas pensaban en que serian, algún día, superados por la realidad.

EL CELULAR
O móvil, debe ser el articulo mas común hoy en día. Al menos en Venezuela, literalmente morimos por uno. Su evolución es interesante ya que al comienzo lo necesitábamos solo para hablar, pero ahora para lo menos que lo utilizamos es para eso. Es una mezcla de distintas tecnologías que detallaré más adelante, pero ahora me referiré a lo que debería ser su uso principal.
En aquellos tiempos, mi papá salía de la casa a trabajar. Realmente no recuerdo de alguna emergencia que se hubiese presentado estando el trabajando, y mucho menos viajando, lo cierto del caso es que una vez afuera la única manera de contactarlo era al teléfono de su oficina. Recuerdo cuando en las tardes mi mamá se enteraba de alguna acción heroica de las que regularmente hacía, y me decía "deja que llegue tu papá, ojalá haya tenido bastantes problemas!"; yo me desesperaba esperando ese momento en que sonaba la puerta de la casa, y respiraba aliviado cuando lo escuchaba que venía silbando o cantando. Ahora, si mi mamá hubiese tenido un celular moderno, jum! Lo habría llamado " en vivo", le habría pasado una foto, un vídeo de mi hermano como testigo (afortunadamente siempre lo amenazaba para que no hablara por lo cual nunca sabia nada), y seguro mi papá, con toda esa información , habría tenido tiempo suficiente para pensar en algún castigo... Aunque realmente era muy bueno improvisando en eso...
Ahora vemos niños desconectados de todo con uno en la mano, adultos incapaces de vivir sin su celular, y viciosos, como yo, intentando justificar la necesidad de contar con el último modelo. Definitivamente me va a costar convencer a mi hija de que de pequeño ni siquiera existían.

TELEVISIÓN POR CABLE
Por alguna razón, todos los días a las 6 de la mañana, cuando prendían el televisor para arreglarnos e ir a la escuela, sonaba el himno nacional y luego el himno de radio Caracas televisión (RCTV). Seguramente en la noche mis padres se habían trasnochado viendo a Marcel Granier, o viendo a Eladio Lares. Lo cierto del caso es que a las 12 de la noche, luego del himno nacional (por lo general no llegaba a esa hora despierto), solo quedaba un pito que si no me equivoco era en tono de LA, y una imagen fija. Mas nada. Fue a partir de mediados de los años 80 cuando en mi vida llegó la televisión por satélite. Para tenerla, se debían caer a coñazos los propietarios y las juntas de condominio para autorizar primero el aumento de la cuota del condominio, y luego la instalación de la antena. Aun hoy en día podemos verlas. Así, comenzamos a tener televisión a toda hora, programación mas entretenida, y lo mejor: MTV! Ya para esas fechas contábamos con televisores a full color, de 21" y mas, que desafiaban y habían lanzado a la basura a aquel viejo Zenith en blanco y negro, que era mas una mesa que un televisor, sobre el que se ponía un mantelito y un florero, y cuyas patas de madera en mas de una ocasión serruché con alguna navaja de mi papá.
Hoy en día, mi hija ve SUS canales, si quisiera las 24 horas, a full color, en su pantalla plana y con su control remoto en la mano. Me imagino contándole de cuando no veíamos ni siquiera en color, y presiento que en lo que pueda va a buscar algún manicomio para meterme...

LA COMPUTADORA
Para el año 78, ya tenia en mis manos aquella inolvidable Sinclair ZX81. Conectada al televisor cual videojuego, me ayudó a dar mis primeros pasos en programación. Luego fueron muchas mas, entre ellas mi Apple IIc que aun tengo. Realmente soy un ser único y muy afortunado con respecto al tema de las computadoras. Aquellos días de biblioteca, cuando iba a buscar las respuestas a mis tareas, hurgando en el viejo fichero para saber que libro buscar y, finalmente, trascribir a un cuaderno la información, calcar el dibujo o inventar uno, ya que ni siquiera las fotocopias eran algo común, ya solo viven en los recuerdos de quienes tuvimos que usarlas. Para preparar sus exámenes, mis papás pasaban horas escribiendo a máquina en aquellas hojas para stencil, corrigiendo con ese mágico liquido rojo fosforescente. Recuerdo lo exigente que era la maestra Ana Hilia con aquella tarea en la que debía trascribir un texto, para lo cual ponía debajo media hoja de examen con un cuadro rojo que marcaba hasta donde debía llegar, y siempre, en la ultima linea, separaba mal la palabra, por lo cual tocaba comenzar todo desde el principio.
Hoy en día mi hija busca en internet los vídeos de los temas que necesita. Con el Word vino la maravilla de los margenes justificados, y se eliminó la separación de palabras. La impresora nos hizo casi olvidar como escribir, y los libros quedaron casi que solo como hobby. Tablas, kindles y demás artilugios nos facilitan la vida diaria. Cuando viajo llamo a la casa por skype. Y cómo le justifico a mi hija que iba a una biblioteca a buscar lo que ella consigue en una computadora? Y como le explico todo lo que ha pasado en el mundo para que ella pueda tener esa computadora...

Son tantas cosas... GPS, iPods, blueray, artículos inalámbricos, aplicaciones, videojuegos, etc. los que son tan normales hoy en día, pero mas importante aun, la experiencia de haber vivido el proceso de pasar desde no tenerlos a depender de ellos, que necesitaría mas espacio para describirlos todos. Definitivamente, lo iré haciendo, pero por ahora, quien esto lee, puede dejar sus experiencias en este proceso de modernización... O de museización?

sábado, marzo 21, 2015

Por amor a Dios Obama!

Por amor a Dios Obama!
Deja a Nicolás trabajar!
Deja la envidia, mi pana
Para que tranquilidad nos pueda dar

Por amor a Dios Obama!
No sigas tramando golpes
Aquí no pasara lo que a ti te de la gana
El gobierno no lo es, aunque se muestre torpe

Por amor a Dios Obama! 
Deja ya la trama, el barullo
Mira que según Nicolas 
Por tu culpa no nos podemos ni limpiar el culo

Por amor a Dios Obama!
Recibe a Nicolás como amigo
Mira que carga una lloradera soberana
Y toda su arrechera la paga conmigo

Sin ti no tengo nada

Sin ti no tengo nada
Ni un rollito encontré
Cuando te necesité no estabas 
Al bajar el agua, me bañaré

Sin ti no tengo nada
Varios días ya han pasado
Giro la llave y solo aire emana
Porque el agua no ha llegado

Sin ti no tengo nada 
Fallan las turbinas, voy perdiendo altura
Ni en bolita, spray ni crema rara
Limón y bicarbonato ya de verdad no ayudan

Sin ti no tengo nada 
Donde estarás mi comandante eterno
Tu heredero solo habla guebonadas
Te traicionó y nos llevó al infierno 

martes, febrero 24, 2015

Cuando en La Haya te halles

Cuando en La Haya te halles
Grita duro, no te calles
Sigo dando alaridos
Insultando a quien en ti repare

Cuando en La Haya te halles
Manda a todos al carajo
Así como le dices a Obama
Pretendiendo dar golpes bajos

Cuando en La Haya te halles
Esperamos seas bien macho
Así como cuando justificas
Que tu gente mate a nuestros muchachos

Cuando en La Haya te halles
Espero que mantengas en tu mente
Que así como declaras guerras
Por sus crímenes vivirás penitente

Cuando en La Haya te halles
No vayas a pedir clemencia
Recuerda los que están en "la tumba"
No vayas a fingir demencia

Cuando en La Haya te halles
No creas que seremos felices
Porque pasarán mil generaciones
Para que sanemos de tus cicatrices

domingo, febrero 22, 2015

No quieren que sea pobre, me han vuelto miserable!

Salíamos de comer y al frente del sitio había un vivero. Le comento a mi esposa que habían unas matas de rosa muy bonitas, y me recuerda cuando teníamos, en la casa donde viviamos, un rosal. Recordé entonces que en aquellos días, hace 14 años, vivíamos en una casita tipo townhouse, en Mérida, donde disfrutábamos cada día. Aquella vida la tenianos con un ingreso familiar menor del precio de la pizza que acababa de pagar. Compramos nuestro primer carro, nuevo, de agencia, íbamos al supermercado con la certeza de encontrar todo lo que quisiéramos, y mas impresionante aún, seguros de poder comprar lo que agarráramos.
Luego, en esa búsqueda de mejoras tanto profesionales como personales, nos fuimos a Caracas. Al llegar logramos ubicarnos suficientemente cerca de donde trabajaba, por un módico precio de alquiler. Comenzaron los aumentos, y las mudanzas; cada vez por mas plata nos íbamos mas lejos, hasta llegar a vivir a 4 o 5 horas de viaje al dia y por mas de varios sueldos mínimos. De aquel sueño de adquirir vivienda, solo queda la posibilidad de irnos para lograrlo en otro país. Incluso, nos inscribimos en la mision vivienda, para no dejar de buscar toda oportunidad, y nos dijeron que primero debíamos esperar que atendieran a las 4 millones de personas a quienes el comandante supremo les ofreció vivienda, para que nos tocara el turno, donde, cuando y como ellos decidieran.
En el carnaval recién pasado fuimos a visitar a mi hermano a Barinas. Al llegar, la primera noticia es que tenían una semana sin agua. Esto implicaba que había que esperar en la madrugada el delgado hilo que llegaba para llenar el tobo del que abasteceríamos la acumulación de orines, algún "numero 2" ocasional, y el baño tipo "pacuso" que, siguiendo las instrucciones del galáctico, hacíamos totuma en mano.
El día a día se nos va lavando la ropa, cuando hay agua, con lavaplatos, pastas de jabón diluidas, y cuando conseguimos, con un detergente que nos cuesta 5,33 veces su precio original. Ayer, salimos, con la esperanza muerta, a buscar papel toalé para extender la exotiquez que nos proveen los ya casi finales centímetros que tanto nos hemos esforzado en cuidar. Obviamente, no conseguimos, siendo la opción usar "toallitas húmedas", por lo que agarramos un paquete que parecía barato, y otro mas barato aun. Al llegar a la caja, por primera vez en mi vida, decidí devolver uno de los paquetes, ya que su valor era de 400 bolívares, precio que por ahora, así sea para atender la limpieza en mis intersticios anales,  no estoy dispuesto a pagar. Cabizbajo, pienso mientras llevo una bolsita pequeñita pero que se lleva un gran porcentaje de mi ingreso, que definitivamente, así no se puede vivir.

En mi opinión, la pobreza se refiere a la incapacidad de adquirir productos o servicios DISPONIBLES. Luego, está la miseria, que sería la situación en la cual ante la falta de los productos o servicios BASICOS requeridos, se acude a cualquier acción, moral o inmoral, legal o ilegal, humana o inhumana, para hacerse de los mismos. En Venezuela, ciertamente acabaron con la pobreza. Acabaron con la pobreza para convertirnos en un grupo de miserables dispuestos a lo que sea para sobrevivir a esta crisis en la que estamos sumidos. Y nuestros hijos, el futuro del país, ya asumen que lo normal es, simplemente, ser miserables.

domingo, febrero 15, 2015

Vacaciones en Tucano

Luego de ver todas las actividades del Fitven que se realizó en Barinas, caí en cuenta que Cheverito estaba en lo cierto: el imperio en su eterno intento de conquista nos colocaba un pañuelo en los ojos y nos maniataba para no salir a disfrutar las vacaciones en nuestro hermoso país. Rompí las cadenas del yugo que me oprimía y decidí lanzarme, con la misma alegría de Cheverito, a disfrutar de mi país en vacaciones.
El primer problema fue conseguir transporte. En mi primera intención fui al terminal de la bandera para ir por tierra. Me veía así como en las películas, pegado a la ventana del autobus viendo pasar las bellezas del paisaje. Al llegar a comprar el pasaje, desastre... El imperio se me había adelantado. Medio terminal estaba quemado, y el mismísimo presidente de la asamblea nacional declaraba que era un nuevo ataque de ese terrible, horrendo, siniestro imperio! El caos era total, mientras el Sebin le daba muchos golpes a una señora que decía que había sido la bombona de PDVSA gas que había explotado. Como yo los miraba me dijeron, cual perros en pelea, que la señora había sido inoculada por el imperio en su paso de salida luego del ataque terrorista para dejar esa falsa historia que culpaba a PDVSA. Asentí con cara de absoluta tristeza y me alejé mientras la Sra gritaba "por la cabeza noooo"...
Decidido a lograr mi objetivo, me fui más contento que Cheverito en la playa a comprar un pasaje por avión. Pensé irme a Mérida, pero la mitad de los aviones estaban parados por falta de repuestos y me ofrecían un pasaje a precio regulado que podría usar en 6 meses que era que había cupo. Un señor a mi lado gritaba " cachorros del imperio"! Nuevamente el imperio se interponia, como dice Cheverito, en mi intención de viaje. Me fui a conviasa, la linea de todos los venezolanos, donde luego de 3 días en la cola, y dos costillas rotas, logre comprar mi pasaje. Claro, quería ir a Mérida y lo que había era para visitar a los pemones... Al final, recordé al ministro Izarra, con su sonrisota y su siempre buen humor, y me decidí por esa aventura.
El día del viaje llegué 2 horas antes al aeropuerto. Al llegar mi turno de chequearme, me dijeron que ya no había cupo. Con algo de confusión mostré mi pasaje, y les dije que yo ya lo había pagado. Me miraron en forma así como con rabia, y luego de unos minutos solo, me dijeron que me estaban poniendo en el siguiente vuelo. Agarraron mi maleta y a punta de patadas la pasaron por el hueco hacia la parte de carga, ya que no servía la línea automática.
Como me indicaron, fui a la sala de espera. Esperé y esperé y esperé y esperé, hasta que 14 horas después una gente de la linea salio y dijo que debido a los lacayos del imperio, los aviones no podían volar por falta de mantenimiento, y que los vuelos serían reprogramados. Nuevamente el imperio me saboteaba las vacaciones, tal como le pasaba a Cheverito en sus aventuras. Caminaba cabizbajo hacia la salida, cuando de repente una persona me hizo señas. Lo atendí y me preguntó para donde iba. Al contarle, me dijo que me iba a resolver. Me preguntó si tenía tarjetas de crédito, a lo que le respondí que si. Me las pidió y se las llevó y al rato regresó y me dijo que ya tenia activo el cupo de los dolares. Me dijo que me llevarían para "raspar" el cupo, que no me preocupara por nada. Me pasaron por unos pasillos donde me sentí realmente protegido ya que mi interlocutor saludaba a todos los guardias nacionales. Así, llegamos a la pista, y fuimos a un avión que terminaban de pintarle las siglas en las alas. Pregunté por mi maleta, pero me dijeron que no cabían porque el avión iba full. Al detallar, vi que lo cargaban de harina pan y leche en polvo. A los minutos me dijeron que estaba listo, cuando de repente llegaron miles de patrullas con gente armada. Me agarraron, me golpearon, me taparon la cabeza con un saco y me llevaron no se a donde. Al rato, me encontré, nuevamente, con el presidente de la asamblea nacional, quien nuevamente declaraba del intento del imperio por atacar la soberanía venezolana, a través de un intento de bombardeo a Caracas, en un Tucano, con siglas venezolanas. Pensé que realmente el imperio no iba nunca a dejar de atacarnos, y me sentí tan tranquilo de tener a personas como el cuidando de nosotros. De repente me empujaron y el presidente de la asamblea me señaló, diciendo que tenían al mercenario entrenado para realizar el vil acto de ataque a la soberanía. Me asusté y hasta me volteé a ver si lo veía, pero no vi a nadie. Cuando regresé la mirada a mi presidente de la asamblea, lo vi mirándome a los ojos, con rabia, haciéndome sentir incómodo. Cuando quise preguntar que pasaba, el dio una señal y con un muy fuerte golpe en la cabeza me sacaron muy violentamente de la sala. Unos días después, en un cuarto blanco, donde nunca me apagaban la luz, donde no había donde dormir, una persona que se identificó como del ministerio público, me explicaba que me habían atrapado intentando dar un golpe de estado, y que para poder salir debía denunciar a una gente que no conocía, una tal Maria Corina, un Ledezma y no se que monstruo de ramo verde, de haber coordinado todo con el imperio. En mi confusión, lo único que pude concluir es que nuevamente el imperio me impedía, tal como a Cheverito, salir a disfrutar de mis anheladas vacaciones...